Acerca de nosotros

Visión

Despertar una nueva conciencia social de valorización,  respeto  y cuidado de la vida humana desde la concepción.

Misión

  • Promover  el respeto  y el cuidado responsable de  la VIDA desde su concepción.
  • Dignificar la maternidad y la paternidad.
  • Ayudar y acompañar a la mujer madre/embarazada en dificultad para fortalecerla en su maternidad, alentando su promoción y desarrollo integral.

Objetivos

Objetivo general

Llegar cada día a más hombres y mujeres, adolescentes y jóvenes, niños y bebés por nacer para anunciar desde el servicio el valor sagrado de la vida desde la concepción.

 

Objetivos específicos

  • Atender y acompañar a las embarazadas, mamás y bebés que nos necesiten, especialmente a las adolescentes.
  • Asistir a la embarazada con intención de abortar, para ofrecerle una alternativa diferente de ayuda.
  • Ofrecer un espacio de amor, contención y promoción para el desarrollo integral de la mamá.
  • Establecer un vínculo mamá-bebé centrado en el amor, para prevenir toda forma de violencia.
  • Brindar todos los elementos necesarios para el cuidado personal y el sano crecimiento del niño.
  • Hacer extensivo el servicio a su familia.
  • Crear nuevos centros de asistencia a la vida naciente a lo largo de todo el país.
  • Extender  el servicio a nuevos barrios de las comunidades en las que servimos con la participación activa de las madres como agentes multiplicadoras.
  • Llegar a la sociedad mediante campañas de difusión y concientización sobre el cuidado responsable de la vida.

 

Valores

FE Y ESPERANZA
Creemos en un Dios que es Amor y  se nos muestra por medio de la Virgen,  fortaleciendo, animando y guiando nuestro servicio.

AMOR INCONDICIONAL POR LA VIDA
Nuestro mayor compromiso es defender, promover y cuidar de la vida desde la concepción.

GRATITUD Y GRATUIDAD
Porque agradecemos la vida como regalo gratuito ofrecemos nuestro servicio gratuitamente.

ALEGRÍA Y VOCACIÓN DE SERVICIO
Servimos con alegría para transformar desde el amor las vidas que se nos confían, desde una perspectiva positiva, optimista y esperanzadora.

RESPETO Y CONFIANZA
Creemos en el potencial  de cada uno,  por eso nos alentamos las capacidades, habilidades y conocimientos en un proceso gradual orientado a despertar elecciones libres y responsables.

COMPROMISO Y CONFIABILIDAD
El testimonio de las historias de vida que hemos acompañado y nuestro compromiso para dirigir responsablemente los fondos y recursos, nos han permitido  construir relaciones sólidas con los destinatarios de nuestro servicio, como así también con donantes, gobiernos y otros socios que nos apoyan en nuestra misión.

Quiénes somos

Somos una asociación sin fines de lucro que constituye su sede central en la ciudad de San Pedro, Provincia de Buenos Aires, Argentina, desde septiembre de 1993.
Recibimos esta propuesta de servir a la vida desde el amor, de su fundador Juan Martín Reddel, quien la inició en la Diócesis de San Isidro, en el año 1989.
La sede de GRAVIDA CENTRO DE ASISTENCIA A LA VIDA NACIENTE en la ciudad de San Pedro, diócesis de San Nicolás de los Arroyos,  se ha constituido como sede central diocesana y de coordinación nacional para las diócesis del país.
En dicha sede, a lo largo de diecisiete años de servicio se han iniciado e implementado todos los programas de acción que actualmente se replican en los centros diocesanos. Se ha conformado un equipo de voluntarios y técnicos especializados en el abordaje de la problemática del aborto, el embarazo adolescente, la maternidad y paternidad en crisis, con quienes se ha elaborado una metodología de prevención y de acompañamiento en el servicio fundada en su espiritualidad mariana y fundamentada en la recopilación de las experiencias de los diferentes programas que se traducen en la propuesta pedagógica de formación de agentes en el ámbito nacional. Todo ello en comunión con el Obispo de la Diócesis y bajo la orientación espiritual y pastoral del sacerdote asesor. Asimismo, el proceso de conformación y crecimiento como comunidad de servicio, su inserción en la pastoral parroquial y diocesana, la integración de equipos técnicos y voluntarios y su modalidad de articulación con toda la red social de ayuda, se han constituido en un modelo de referencia para la réplica de otros centros.
Con la apertura de los nuevos centros diocesanos se ha desarrollado, gradualmente, una modalidad operativa de intercambio permanente con Grávida Central por intermedio de sus coordinadores y asesores diocesanos. De este modo se sistematizan los datos, se nuclea y distribuye la información y se orienta y supervisa el proceso de crecimiento y consolidación de cada centro.
Se han instalado dos espacios de encuentro anuales de coordinadores y asesores diocesanos en un Consejo Nacional que se reúne para evaluar y proyectar el proceso de crecimiento en las diócesis y en el ámbito nacional, alentando la “espiritualidad de comunión en acción” que fundamenta y caracteriza la dinámica del servicio.

La dirección  de la propuesta que se coordina desde Grávida Central está a cargo de:

  • Directores Nacionales: Diana y Santiago Castillo
  • Asesor Nacional: Pbro. Bernardo Ruiz Moreno
  • Miembros del Consejo de Pastoral Nacional:
  • Viviana y Guillermo Mistrorigo
  • Olga y Gabriel Caterina
  • Eugenia y Marcelo Ponce
  • Mónica y Angel Quinodoz
  • Nora y Marcelo Martín
  • Miembros honorarios
  • Eleonora y Guillermo Suarez
  • Alberto Riva Posse
  • Obispo Benefactor Mons. Héctor Sabatino Cardelli

Somos servidores

Compartimos una vocación: el amor. Que se hace expresión en el servicio.
Integramos un equipo interdisciplinario, formado por voluntarios y sacerdotes acreditados, y profesionales  especializados (psicólogos, musicoterapeutas, trabajadoras sociales,  estimuladoras tempranas, comunicadores, abogados, contadores, etc.)  que prestan sus servicios y saberes para la promoción, defensa  y cuidado de la vida desde la concepción.
Creemos en el potencial  de cada uno; alentamos las capacidades, habilidades y conocimientos en un proceso gradual orientado a despertar elecciones libres y responsables.

Formamos comunidades de servicio

El servicio de Grávida se ofrece desde una comunidad que sostiene, completa y complementa a cada voluntario y colaborador. Una comunidad que, practicando el amor activo, se siente cuerpo, en el que todos los órganos, sus miembros, tienen una función específica para llevar a cabo en armonía con el resto. Una comunidad que quiere practicar hacia adentro el amor que busca irradiar hacia afuera.
Los centros de asistencia a la vida naciente que se van gestando a lo largo de todo el país responden a esta misma modalidad.

Crecimiento del servicio

 

1989: se inicia el servicio de Grávida en San Isidro, cuando el Prof. Juan Martín Reddel organiza el primer curso de capacitación de voluntarios en el Instituto para el Matrimonio y la Familia de esa diócesis.

1993- 2000: Grávida se extiende a la Diócesis de San Nicolás, de la mano de su fundador, e inicia su servicio en la ciudad de San Pedro, en la Parroquia Nuestra Señora del Socorro, atendiendo a mamás embarazadas en dificultad mediante guardias de atención y visitas hospitalarias.
El servicio de Grávida crece; se inaugura la nueva y actual sede en Bvd. Moreno 1050, en la ciudad de San Pedro, con el espacio necesario para desarrollar todas las actividades planificadas en esta nueva etapa.  Así se inician los programas de atención y promoción de la madre embarazada y/o con niños de hasta un año de edad bajo la modalidad de talleres.
También se inician los programas abiertos a la comunidad, dirigidos a adolescentes y jóvenes con propuestas de acción comunitaria (cruzadas por la vida, censos materno-infantiles en barrios marginales, etc.) y se realizan jornadas de capacitación  para formar agentes voluntarios para la implementación del servicio.

2000 –  Actualidad: Comienza un proceso de expansión de Grávida capacitando a nuevos voluntarios para el servicio a la vida, con el objetivo de concretar la apertura de nuevos centros en distintas ciudades del país. Este proceso, en desarrollo permanente, permitió la inauguración y funcionamiento de más de 30 centros en diferentes localidades de la Argentina, que prestan su ayuda a las mamás en riesgo,  brindándoles atención, orientación y capacitación; la acreditación de más de 1000 voluntarios para el servicio a la vida; el acompañamiento de más de 25 sacerdotes y la conformación de equipos técnicos (conformados por trabajadores sociales, comunicadores sociales, sociólogos, etc.), que trabajan con entrega para fortalecer el servicio.
Año a año se encuentran en etapa de motivación y preparación nuevas comunidades para el inicio del servicio.
Asimismo, en esta etapa también se inicia el  Programa de Fortalecimiento de la maternidad que la institución ofrece para capacitar y acompañar a las embarazadas y madres durante el período de gestación y crianza, bajo la modalidad de talleres. Este programa se ha extendido en los diferentes centros donde Grávida ofrece su servicio. Esto constituye una probada acción de concientización en favor de la vida por nacer, de la maternidad y la familia logrando, a su vez, un efecto multiplicador del servicio entre las mismas embarazadas y madres.

El crecimiento sostenido del servicio y la problemática social que abordamos como institución, nos han  permitido conseguir financiamiento externo para profundizar el proyecto con la apertura de nuevos centros, que permitirán  continuar llegando a más mamás y papás para alentar el amor por  la vida, lo cual sería imposible de otro modo.