Blog Archives

GRÁVIDA es un servicio de ayuda a la maternidad y a la vida naciente, que ofrece respuestas concretas y efectivas ante un embarazado inesperado,
en una situación difícil o traumática.
GRÁVIDA recrea la pedagogía del amor y la misericordia para salir al encuentro y transformar desde el corazón  la cultura de hoy.
GRÁVIDA se integra en la pastoral diocesana y parroquial  para abrirse  a la sociedad toda y  alentar un servicio fundado en el tratamiento del amor para evitar el aborto y  promover el cuidado responsable de la vida.
Con la creación de centros de ayuda, alienta una estrategia común como Iglesia para concientizar y encender una renovada catequesis de la valorización de la vida humana desde el seno materno, como una propuesta reparadora de la cultura antivida.
GRÁVIDA es una nueva propuesta que se funda en una espiritualidad de comunión en acción, que mira a la Virgen -como modelo de mujer, madre y discípula- en su ser y en su hacer.

UNA MISIÓN NOS IMPULSA

♥     Promover  el respeto  y el cuidado responsable de  la vida de cada ser desde su concepción.
♥     Dignificar la maternidad y la paternidad.
♥     Ayudar y acompañar a la mujer madre/embarazada en dificultad para fortalecerla en su maternidad, alentando su promoción y desarrollo integral.

Desde nuestro acompañamiento a la mujer embarazada proponemos iniciar un nuevo proceso de enseñanza-aprendizaje, poniendo énfasis en la valorización
de la vida humana desde el seno materno, para transformar el futuro de los bebés por nacer, transformando el presente de las mamás y sus familias.

ÁREAS DE TRABAJO

AREA DE ATENCIÓN: determina los procedimientos de acogida, orientación y seguimiento de las destinatarias del servicio (embarazadas y mamás,
principalmente adolescentes en situación de vulnerabilidad.
También elabora los materiales necesarios para la puesta en práctica de los cursos y talleres para la promoción integral de la mamá.

AREA DE PREVENCIÓN: desarrolla distintos programas para el cuidado responsable de la vida.  Por ejemplo, el programa Cuidando al bebé desde la panza,
busca la promoción y capacitación de las jóvenes, madres y embarazadas asistidas.
Mientras que el programa Haciendo una opción por la vida, está destinado a pre-adolescentes, adolescentes y jóvenes,
con quienes se trabaja bajo la modalidad de talleres que se dictan en escuelas y otras organizaciones juveniles.

AREA DE DIFUSIÓN: desarrolla estrategias de difusión del servicio, tanto para la captación de recursos y nuevos voluntarios, como para llegar a más embarazadas y mamás con nuestra ayuda. Todo esto con el objetivo de movilizar la conciencia social hacia un mayor respeto y compromiso activo con la vida concebida.

AREA DE FORMACIÓN: elabora los programas formativos, de capacitación y de entrenamiento para los voluntarios y auxiliares que se suman a nuestro servicio de ayuda.

PROGRAMAS FORMATIVOS PARA VOLUNTARIOS

Jornadas de Capacitación de Voluntarios para el servicio a la Vida en las diócesis o parroquias que solicitan el servicio:
Programa formativo teórico-práctico de 15 hs. de duración para la acreditación de agentes voluntarios para la apertura de nuevos centros.
Acreditación y Consagración a la Virgen de los Voluntarios

Programa de Capacitación de Capacitadores para el programa formativo de fortalecimiento de la maternidad adolescente:
Segunda instancia de capacitación para los centros constituidos y la formación de equipos profesionales especializados para el programa de fortalecimiento
de la maternidad bajo la modalidad de talleres de Gestación y Crianza.

Las Jornadas de capacitación para el servicio a la vida tienen como objetivo capacitar agentes voluntarios y equipos de profesionales para la creación  de Centros de Ayuda a la vida por nacer y a la maternidad según la modalidad de GRAVIDA. El programa formativo incluye también la presentación del Programa de fortalecimiento de la maternidad, mediante la modalidad de talleres de Gestación y Crianza.

Las jornadas tienen una duración de 16 hs. que se desarrollan en dos o tres días, según lo convenido con cada diócesis.

La capacitación se presenta en imágenes, con exposiciones participativas y dinámicas vivenciales. Está a cargo del sacerdote asesor de Grávida,
Pbro. Bernardo Ruiz Moreno y de la directora de la institución, Diana de Castillo, quienes son acompañados por diferentes profesionales del equipo técnico y por voluntarios.

La capacitación incluye diez módulos cuyos objetivos son los siguientes:

  1. Concientizar sobre el compromiso activo en la promoción y cuidado de la vida desde el seno materno.
  2. Presentar el servicio de Grávida en todo su accionar y las características de su propuesta pastoral de atención y acompañamiento como respuesta a las amenazas que atentan contra la vida del niño por nacer y las dificultades que sufren sus mamás.
  3. Interpretar en el marco de la realidad estas amenazas desde sus causas.
  4. Presentar la Espiritualidad en la que se funda su servicio y la pedagogía del encuentro propia de su accionar en diálogo con la cultura.
  5. Presentar su metodología de atención, acompañamiento y seguimiento a las embarazadas, particularmente a aquellas en mayor riesgo social y de vulnerabilidad.
  6. Conocer las características y situaciones que viven las embarazadas, particularmente las embarazadas adolescentes y jóvenes.
  7. Dar lineamientos y pautas para el inicio del servicio y la organización de cada centro.
  8. Mostrar experiencias reales de atención y acompañamiento personal y grupal mediante dinámicas vivenciales.
  9. Presentar el programa de fortalecimiento de la maternidad, bajo la modalidad de talleres de la Gestación y de Crianza, la conformación del equipo técnico y voluntarios para su puesta en marcha, su metodología, pautas y criterios generales.

Presentar estrategias de difusión, prevención para adolescentes, de formación y actualización de voluntarios y colaboradores, y el programa de sanación para mujeres que sufren las heridas de un aborto.

No Comments

Las jornadas de capacitación para el servicio a la vida tienen como objetivo capacitar agentes voluntarios para la creación de Centros de Ayuda a la vida por nacer y a la maternidad según la modalidad de GRÁVIDA.

No Comments

Nuevo lema 2017: “Vivimos con Esperanza, Servimos con Alegría”

El lema que proponemos nos hace presente un modo de vivir y un modo de servir.

Así queremos caminar este año: centrándonos en la esperanza y en la alegría para renovar y acrecentar nuestro compromiso ayudando a nacer.

Porque si vivimos con esperanza, podremos servir con alegría.

Grávida vuelve a afirmar este año, desde la acción, que sí hay esperanza. Que el servicio es un camino posible para transitar junto a otros con alegría, para acompañar a las embarazadas y ayudar a nacer, para salir al encuentro de la mujer embarazada en dificultad.

Y así podremos encender, en los corazones de aquellos a quienes servimos, esa esperanza y alegría que brotan de la certeza de saberse reconocidos, valorados, en definitiva, amados.

Que seamos cada vez más quienes vivimos con esperanza y nos comprometemos en este camino de ayudar a nacer, sirviendo con alegría.

No Comments

navidad2016

 

texto-1

texto2

 

Email:

Nombre y apellido:

Centro Gravida en la localidad de:


 

JORNADAS DE FORMACIÓN METODOLÓGICA EN LA PROPUESTA PASTORAL DE GRAVIDA – 13, 14 Y 15 DE AGOSTO – LA CUMBRE CÒRDOBA

“Formando formadores para servir”

Se realizó en La Cumbre, Córdoba, esta primera Jornada de Metodología para profundizar la propuesta pastoral del servicio de Grávida entre coordinadores y equipos de los Centros Grávida del país, a fin de continuar alentando su crecimiento y consolidación en un mismo espìritu, un mismo corazón y una misma expresión.

Con un amplio temario se trabajó durante dos días y medio, analizando contenidos y fundamentos así como también cuestiones de orden práctico en el plano de la atención de riesgo de aborto y demás Programas de Atención y Prevención que ofrece Grávida en cada Iglesia Particular.

Participaron 82 coordinadores y voluntarios que dispusieron sus corazones a dejarse guiar por el modelo de la Virgen en el Servicio, iluminados por la Espiritualidad Mariana de Comunión en Acción, que fundamenta el servicio de Grávida, junto con la Pedagogía del Encuentro y el Modo Mariano de vivir la Iglesia.

El clima en el que se desarrolló la propuesta dispuso a los participantes al trabajo práctico y espiritual para vivificar la llama y el ardor a servir en cada comunidad del país donde Grávida trabaja para evitar el aborto y enseñar el cuidado responsable de la vida desde el momento de la concepción.

De las 29 Iglesias Particulares donde Grávida ofrece su servicio hubo representantes de veinte Diócesis y veintiocho Centros, quienes, junto al Equipo Capacitador pudieron vivir y compartir otra nueva instancia de encuentro y formación pastoral.

Los distintos módulos de trabajo estuvieron desarrollados por Viviana Endelman Zapata, Directora Ejecutiva, Mónica Laporta, Coordinadora de Grávida en Paraná, los sacerdotes P. Luis Anaya y P. Esteban Madrid Paez de la Arquidiócesis de Paraná y Diana F. de Castillo y Pbro. Bernardo Ruiz Moreno, Directora y Asesor Fundacionales.

Sumada a la fuerte experiencia vivida se compartió con los participantes la alegría de contar con los nuevos Estatutos Canónicos de la Institución aprobados por el Obispo de San Nicolás, Mons. Héctor Sabatino Cardelli.

No Comments

En la Casa de los Hermanos Maristas “Villa San José” en Luján, desde el 25 al 28 de mayo de 2016 se realizó la II Capacitación para la Sanación Post aborto a cargo de Proyecto Raquel España. La misma estuvo dirigida a los Consejeros y Sacerdotes capacitados en el año 2013, en ocasión de la I Capacitación realizada en Pilar, como así también a los nuevos voluntarios y sacerdotes dispuestos a iniciarse en este ministerio, provenientes de las Diócesis donde Grávida ofrece su servicio.

En un clima de alegría y de encuentro profundo, los ciento treinta y cuatro participantes provenientes de 24 Diócesis, entre ellos 25 sacerdotes y 4 religiosas, se consagraron como Acompañantes – Consejeros, Sacerdotes y Psicólogos – para integrar los Equipos del Programa de Sanación, que las Grávidas del país ofrecen en el marco del Area de Atención del Servicio.

La Capacitación estuvo a cargo de María José Mansilla y el Padre Jesús Chavarría, responsables de Spei Mater y de Proyecto Raquel en España y la misma se enmarcó en la Espiritualidad Mariana, que constituye el fundamento de los servicios de Grávida en Argentina y de Spei Mater en España.

El Padre Bernardo Ruiz Moreno y Diana Florez de Castillo, Asesor Nacional y Directora Fundacional de Grávida, desarrollaron “Misericordiae Vultus: Claves y Desafíos” y “La Pedagogía del Encuentro en la Pastoral de la Misericordia”, contribuyendo a profundizar la propuesta pastoral de Grávida en el Año Santo de la Misericordia.

La Misa de Apertura que se realizó el día Miércoles en la Capilla San José de la Casa Villa Marista, estuvo presidida por el Nuncio Apostólico, Monseñor Emil Tscherrig, quien se hizo presente portando la bendición especial de Papa Francisco.

Finalmente el Viernes 27, los 134 participantes se consagraron a la Virgen, en la Eucaristía concelebrada por los sacerdotes participantes en la Basílica Nuestra Señora de Luján.

La organización de la Capacitación estuvo a cargo del Equipo Organizador coordinado por Nora y Marcelo Martín y el Padre Juan Ignacio Ibañez, referentes nacionales del Programa de Sanación, en Grávida.

Para mayores informes: info@ayudapostaborto.org.ar/ Facebook.com/ Ayuda Post Aborto/Gravida

No Comments

“Para nosotros que, por la gracia de la fe, hemos conocido a Jesucristo, este servicio no puede ser otro que amar a los demás, conscientes que en ellos contemplamos el rostro de Jesús. Este servicio requiere también sacrificios porque se trata del don de sí mismo. Este amor conduce a Jesús que libra del peso del pecado, la muerte y da vida nueva. Nuestra fe y esperanza están, como escribe San Pedro (1 Pe 1, 18-25), puestas en Dios que nos ha purificado para amarnos sinceramente los unos a los otros con un corazón puro, sin pretensiones y prejuicios, sin poner condiciones y siempre listos a echar la propia vida en la brecha para salvar al menos a algunos” Mons Emil Paul Tscherrig (a los voluntarios de Grávida en la Misa de apertura de la Capacitación de Proyecto Raquel en Argentina)
Homilía completa. Misa de Apertura de la Capacitación de PR en Argentina
Queridos hermanos del Centro de Asistencia a la vida naciente, Hermanos y hermanas en Cristo:
Deseo agradecer a la Sra. Diana de Castillo, directora nacional de Asistencia a la vida naciente por haberme invitado a la S. Misa de apertura de este encuentro para la Sanación Post Aborto del “Proyecto Raquel” a cargo de los responsables de Proyecto Raquel en España. Saludo particularmente nuestros amigos de España y les auguro una fructuosa permanencia en Argentina. Tengo el gozo de transmitirles a todos la bendición del Santo Padre Francisco y su agradecimiento por la labor que Ustedes están desarrollando en la defensa de la vida.
En el evangelio que hemos apenas escuchado, Jesús y sus discípulos están en camino hacia Jerusalén. Son los últimos días de la vida terrenal de Jesús y su fin se acerca. San Marcos comenta que los discípulos están asombrados y los que lo seguían tenían miedo. En esta situación Jesús llama a los doce y les anuncia lo que les espera en Jerusalén. Es ya la tercera vez que habla de su pasión y muerte, pero Santiago y Juan, los hijos de Zebedeo, no parecen preocupados por el destino del Maestro sino por su propio futuro. Ellos piden a Jesús que les reserve las posiciones más prestigiosas en su futuro reino. Cuando Jesús interpela afirman con tono heroico que podrán beber el cáliz que Jesús beberá y recibir el bautismo que él recibirá. Pero como bien dice el Papa Francisco: ellos están ansiosos por ocupar espacios y aun no son capaces de integrarse en el plan de Dios.
Pero el Maestro los hace bajar de las alturas, del propio egoísmo y les da una lección que vale también para nosotros: “el que quiere ser grande que se haga servidor de ustedes, y el que quiera ser el primero que se haga servidor de todos”. Él mismo no ha venido para ser servido sino para servir y dar su vida por una multitud (Mc 10, 32-46)
Para nosotros que, por la gracia de la fe, hemos conocido a Jesucristo, este servicio no puede ser otro que amar a los demás, conscientes que en ellos contemplamos el rostro de Jesús. Este servicio requiere también sacrificios porque se trata del don de sí mismo. Este amor conduce a Jesús que libra del peso del pecado, la muerte y da vida nueva. Nuestra fe y esperanza están, como escribe San Pedro (1 Pe 1, 18-25), puestas en Dios que nos ha purificado para amarnos sinceramente los unos a los otros con un corazón puro, sin pretensiones y prejuicios, sin poner condiciones y siempre listos a echar la propia vida en la brecha para salvar al menos a algunos.
Por lo tanto la misión del ser humano y, sobre todo la del cristiano, es dar la vida y no tomarla. Pero anunciamos este Evangelio de la vida en medio de la corrupción humana, de las luchas cotidianas y de la miseria humana. Estamos confrontados con la soberbia humana que continuamente tiende la mano hacia el albor de la vida (cfr. Gen 2, 9). El imperativo cristiano de servir a la vida se enfrenta con la demanda de la libertad absoluta del individuo este “dios” que nos invita a dominar sobre los otros y esclavizar la vida del otro y también a la vida naciente.
En su Exhortación Apostólica “Sobre el Amor en la familia” (Amoris Laetitia), el Santo Padre Francisco observa que son el debilitamiento de la fe y la práctica religiosa y la sensación general de impotencia frente a la realidad socioeconómica que a menudo aplastan a las familias. Las consecuencias son la crisis demográfica, la fatiga de acoger la vida naciente y de sentir la presencia de los ancianos como peso (n. 43). A pesar de ellos el Sínodo destacó que la familia es el santuario de la vida, el lugar donde la vida “es engendrada y cuidada” y no da un lugar donde la vida es negada y destrozada (n. 83). Por tanto la relación final del Sínodo declara una vez más: “Es tan grande el valor de la vida humana, y es tan inalienable el derecho a la vida del niño inocente que crece en el seño de su madre, que de ningún modo se puede plantear como un derecho sobre el propio cuerpo la posibilidad decisiones con respecto a esa vida, que es un fin en sí misma y que nunca puede ser un objeto de dominio de otro ser humano” (ídem). La exhortación papal dedica todo el quinto capítulo al “Amor que se vuelve fecundo” (n 165ss).
Este capítulo nos da algunas indicaciones que me parecen también útiles para la misión de Grávida. Me permito mencionar dos: “Si un niño llega al mundo en circunstancias no deseadas” los padres o los otros miembros de la familia deben hacer todo para recibirlo con apertura y cariño. La vida naciente por tanto no es un tema que reguarda únicamente a la madre o a la pareja, sino involucra a toda la familia e invita a la solidaridad familiar (n.166). Además, el Papa destaca una realidad maravillosa: el milagro de la vida naciente hace participar a la madre del misterio de la creación. La vida naciente debe recordar a la madre que este niño es un proyecto eterno de Dios Padre y de su amor eterno (cfr. Ps 139, 13). Cada niño está en el corazón de Dios desde siempre y al momento de la concepción se cumple el sueño eterno del Creador (n.168). ¡Qué pensamiento hermoso! Y ¡Qué misión noble aquella de ayudar a la madre de una vida naciente comprender el milagro que se desarrolla en su seno! Por eso Francisco se dirige directamente, y con cariño y afecto, a cada mujer embarazada y la invita: “Cuida tu alegría, que nada te quita el gozo interior de la maternidad. Ese niño merece tu alegría. No permitas que los miedos, las preocupación, los comentarios ajenos o los problemas apaguen esa felicidad de ser instrumento de Dios para traer una nueva vida al mundo” (n.171).
Es propiamente su servicio, hermanas y hermanos, salir “al encuentro de la mujer embarazada en dificultad para cuidarla a ella y a su bebé” (Lema 2016). Es un servicio que requiere ternura y misericordia. En este año santo de la misericordia el Papa Francisco nos ha invitado a practicar de manera especial las obras de la misericordia. Como ya saben, la tradición de la Iglesia distingue siete obras corporales y siete obras espirituales de la misericordia. En su ayuda a la mujer embarazada en dificultad están practicando las dos. Lo hacen cuando dan de comer a una mujer hambrienta; cuando dan de beber a la sedienta; cuando dan posada a la necesitad; visten a la desnuda; visitan a la enferma; socorren a las presas y en circunstancias particulares entierran a las muertas. Pero en su servicio cumplen también las obras espirituales de la misericordia cuando enseñan a las que no saben; dan buen consejo a la mujer que se encuentra en necesidad; corrigen a las que están en el error; perdonan, y enseñar a perdonar, las injurias; consuelan a la triste; sufren con paciencia los defectos de los demás y ruegan a Dios por vivos y difuntos.
Puede ser que a veces se sientan desbordados por la multitud de los problemas que encuentran, los sufrimientos de las madres sin protección y sin amor, de las mujeres con hijos abandonadas a su propio destino, de las mujeres que como acto desesperado han abortado y que sufren el trauma del post-aborto. Esta experiencia de los fracasos humanos, la pequeñez humana duele y pesa. Pero no olviden que la fuerza de la resurrección ha penetrado la vida humana de manera maravillosa y sorprendente. Así, en medio del fracaso surge siempre algo nuevo. Según el Papa Francisco “Habrá muchas cosas negras, pero el bien siempre tiende a volver a brotar y a difundirse. Cada día en el mundo renace la belleza que resucita transformada a través de las tormentas de la historia… Esa es la fuerza de la resurrección y cada evangelizador es un instrumento de ese dinamismo” (EG, 276).
Y quisiera agregar otra palabra del Papa Francisco que me consuela mucho. El escribe en las últimas páginas de Evangelii Gaudium: “Uno sabe bien que su vida dará frutos, pero sin pretender saber cómo, ni dónde, ni cuándo. Tiene la seguridad de que no se pierde ninguno de sus trabajos realizados con amor, no se pierde ninguna de sus preocupaciones sinceras por los demás, no se pierde ningún acto de amor de Dios, no se pierde ningún cansancio generoso, no se pierde ninguna dolorosa paciencia. Todo eso da vueltas por el mundo como una fuerza de vida” (EG, 279).
Por lo tanto gracias por todo lo que hacen por la vida y especialmente por la vida naciente, las mujeres embarazadas y los niños. Gracias por ser presentes donde la vida está en peligro y hay necesidad de ternura y misericordia. Gracias por su testimonio cristiano sobre el inestimable don de la vida, que es luz y alegría. Cada nueva vida, como dijo Madre Teresa, es una señal de que Dios está presente y que no ha abandonado a la humanidad. Que el Señor bendiga su apostolado y a todas las mujeres y niños que experimentan su ternura y misericordia. Y que María, nuestra Madre celestial, los acompañe siempre con su cercanía y protección Amén.
Mons Emil Paul Tscherrig 25.05.2016

No Comments

lema-sitio

carta

Carta que Bergoglio nos escribió en su mensaje con motivo del Encuentro Nacional de Voluntarios del 2010

Grávida está al servicio de la vida. Fundamentalmente, sale al encuentro de la mujer embarazada en dificultad para cuidarla a ella y a su bebé. Y a partir de ellos, a muchos más.

 El lema que nos proponemos caminar en este 2016 nos sumerge en un modo particular de cuidar la vida: con ternura y misericordia. ¡Tan en sintonía con este tiempo donde Francisco nos ha invitado a vivir a fondo la misericordia!  Y con algo que él mismo, siendo Cardenal, nos escribió en su mensaje con motivo del Encuentro Nacional de Voluntarios del 2010.

“CON TERNURA Y MISERICORDIA, CUIDAMOS LA VIDA”. Haciéndolo queremos contagiar a muchos este modo de servir a la vida.

¡Que cada vez más personas nos comprometamos  a cuidarla con palabras y gestos llenos de ternura y misericordia!

Te proponemos ser padrino / madrina espiritual de esa mamá cuidándola con tu oración durante 9 meses

No Comments

cabecera-facebook-2015

Grávida trabaja “cuidando” de la vida por nacer “cuidando” de la vida de la mamá.
Acompaña a cada mamá y a cada papá para transmitirles que sus propias vidas son valiosas y así enseñar a valorar y amar la vida de su bebe.
Desde este acompañamiento a la mujer embarazada en dificultad es que nos proponemos iniciar un proceso para transformar el futuro de los bebes por nacer, transformando el presente de las mamás y sus familias.
Es para transformar esas historias que necesitamos ser “más” quienes ayudamos a cuidar y de este modo llegar a cuidar a “más”. De allí que nuestro lema para el trabajo de este año propone “Cuidar + Vidas”
llegando a más, sumando a más…
para CUIDAR + VIDAS.


Sumate a nuestra campaña de navidad y recibirás una oración para cuidar dos vidas.

No Comments

El 26 de noviembre, en la Audiencia General en la Plaza San Pedro llegamos para abrazar a Francisco y llevarle los 25 años de trabajo de Grávida en la Argentina, en las 30 diócesis del país. El corazón de cada voluntario, de sus familias y el firme compromiso de seguir trabajando y cuidando de la vida. Aprovechamos ese momento para dejarle una fotografía de los voluntarios del país en el V Encuentro Nacional Aniversario y nuestro Manual del Voluntario, editado por primera vez este año.
¡Queremos ser y hacer, Papa Francisco, Iglesia Madre en salida a la periferia!

No Comments

La fiesta del 25 cumpleaños de Grávida se celebró los días 16, 17 y 18 de agosto en la Casa Serrana de Huerta Grande, con la participación de 380 participantes provenientes de todas las diócesis del país donde se ofrece el servicio de cuidado de la vida de Grávida. Dichas diócesis son: Añatuya, Bahía Blanca, Bariloche, Buenos Aires, Catamarca, Concordia, Gualeguaychú, Goya, Lomas de Zamora, Mar del Plata, Mendoza, Morón, Paraná, Posadas, Rafaela, Río Cuarto, Rosario, Salta, Santa Fe, San Francisco, San Nicolás, San Isidro, San Juan, San Justo, San Luis, Santa Rosa, Tucumán, Venado Tuerto y San Rafael (como centro en formación).

Los voluntarios, sacerdotes e invitados que participaron del encuentro posibilitaron celebrar en la fiesta de Grávida, la gran alegría de servir y vivir la misión de cuidado de la vida, como un regalo y un privilegio concedidos. Ello quedó expresado en cada momento: a la hora de presentar los paneles con los testimonios de las diócesis, a la hora de escuchar los agradecimientos de las mamás y a la hora de trabajar en los talleres para elaborar nuevas propuestas.

Los invitados contribuyeron a iluminar y encender aún más el encuentro, exponiendo sobre diferentes temáticas: “Iglesia Madre en salida a la periferia” a cargo de Mons. Adolfo Uriona – Obispo de Añatuya, “La memoria desde el útero” Dr. Alberto Riva Posse – Psiquiatra, “Del aborto quirúrgico al aborto químico” Dra. Adriana Gobbo de Costa – Médica Ginecóloga y ” Comunicación en clave de diálogo para una cultura del encuentro” a cargo de Pbro. Jorge Oesterheld – Vocero de la Conferencia Episcopal Argentina.

Diana Castillo, Directora Nacional de Grávida, dió la bienvenida a los voluntarios participantes y la conclusión de cierre, invitando a seguir trabajando y construyendo la historia del servicio desde el corazón de la Virgen. Invitó a seguirla a María, conservando y meditando lo vivido en el corazón para transmitirlo y hacerlo vida en el servicio en las comunidades de servicio de cada localidad. El Padre Bernardo Ruiz Moreno, Asesor Nacional, alentó la reflexión espiritual en cada módulo de trabajo a la luz de los Misterios Marianos que fundan el servicio y compartió algunas reflexiones del Padre Luis Anaya (que no pudo estar presente) sobre ” El arte de estar, orientar y acompañar a la luz del magisterio de Francisco”.

A la hora de iniciar el trabajo, los voluntarios presentes de la primera hora en San Isidro, Selma y Oscar Presta y Mecha Novoa ofrecieron su testimonio y recuerdos de ese tiempo de inicio y recibieron un reconocimiento junto al Dr. Alberto Riva Posse, Dra. Adriana y Jorge Costa, Dra. Haydée Neves, Norma Rivero y Guillermo y Eleonora Suárez.
A su vez, fueron reconocidos los Obispos Héctor Sabatino Cardelli y Mario Maulión, ambos Obispos de la Diócesis de San Nicolás que alentaron e impulsaron el servicio de Grávida en la Iglesia en la Argentina.
Mons. Pedro Laxague, Obispo Auxiliar de Bahía Blanca y responsable del Área de Vida de la Comisión Episcopal de Apostolado Laico y Pastoral Familiar, los padres Diego Murador y Ariel Follonier de Paraná, Diego Cavanagh de Venado Tuerto y Juan Ignacio Ibañez de San Isidro participaron y acompañaron a sus comunidades diocesanas, a la vez que estuvieron atentos a velar y ofrecer su ministerio como pastores de la gran comunidad de servicio allí presente.

Hubo una gran torta de cumpleaños elaborada por las 42 localidades representadas, bailes típicos regionales y mucho, mucho abrazo y ganas de festejar, celebrar e irradiar el Evangelio de la Vida.

No Comments

Los días sábado 26 y domingo 27 de abril se realizó en la Casa “El Cenáculo” de Pilar, el primer Consejo Nacional de Grávida en su año aniversario. El lema con el que se convocó a participar a los Coordinadores y Asesores a este Consejo, que se extenderá en todas las instancias celebrativas nacionales durante el año 2014, es “Intimamente unidos a María, la Madre de Jesús, para cuidar de la vida”.
El Consejo se enmarcó en la contemplación del Misterio Mariano del año, María en Pentecostés y propició que las Grávidas del país vivenciaran la acción del Espíritu para reflexionar los lineamientos pastorales de la Evangeli Gaudium de Papa Francisco, sobre ” el arte del acompañamiento” en las diferentes áreas y programas del servicio.
Otro tema del Consejo fue la organización y la participación para el V Encuentro Nacional Aniversario de Voluntarias que se llevará adelante en Huerta Grande, Córdoba, los días 16, 17 y 18 de agosto con motivo del 25 aniversario de la fundación de Grávida.
Un espacio del Consejo estuvo dedicado a la canonización de San Juan XXIII y San Juan Pablo II desde Roma. A ellos quedó encomendado este año aniversario y la realización del Encuentro Nacional.
En la misa del sábado hicieron su consagración los nuevos coordinadores para la Diócesis de Salta, Patricia y Julio Nader, para la Arquidiócesis de Rosario, Alejandra Araujo y Marta Tolosa, y los vice coordinadores para la comunidad de Victoria, Gualeguaychú, Walter Auer y Cristina Naum de San Juan.
El Consejo que se vivió con un gran espiritu de alegría y celebración, estuvo coordinado por el Equipo del Consejo Nacional de Grávida. Contó con las iluminaciones del Padre Luis Anaya, Padre Bernardo Ruiz Moreno y Diana Castillo.

No Comments

Los días 16, 17 y 18 de agosto, se llevara a cabo el próximo Encuentro Nacional de Voluntarios en Huerta Grande, celebrando el 25° Aniversario de Grávida.

No Comments

Nuestro servicio de cuidado de la vida desde la concepción nos invita a intervenir durante el embarazo acompañando de modo especial a la embarazada en riesgo o en situación de dificultad. Al acompañar a la mamá con su bebé en la panza y fortalecerla en su maternidad, trabajamos sobre el vínculo primero mamá-bebé en su estado más incipiente, sabiendo que este es el vínculo primordial que condiciona todas las demás relaciones humanas. Sabemos que trabajamos entonces, para construir nuevas relaciones humanas que se funden en el amor como fuerza transformadora para la construcción de una sociedad más humana. Esta motivación, sabemos, que brota de corazones que se entregan por la fuerza de la fe y del amor a Dios y buscan hacer para realizar lo que Dios más quiere para la vida del hombre, la Paz que hace a su felicidad.
Por este motivo elegimos para este año el lema “Cuidando la vida construimos la paz”.

No Comments

Extensa nota dedicada a Grávida en el principal medio de noticias católicas del mundo en inglés.

No Comments

En el marco del  Congreso Latinoamericano de Centros CAM,  el lunes 7 de octubre se realizó una reunión en la “Casa El Cenáculo” Pilar, entre los responsables de los CAMS para Latinoamérica, Jorge Serrano Limón y Lulú Delgado, y los Directores para el Cono Sur y Argentina,  Mariano y Carolina Ghilardi y Paula y Eduardo Furlong respectivamente,  con la Directora Nacional de Grávida, Diana F de Castillo, y el Asesor Espiritual Nacional, Pbro. Bernardo Ruiz Moreno. La reunión tuvo como finalidad  compartir experiencias y aunar esfuerzos en el servicio de ayuda a las embarazadas y mamás que ambas instituciones ofrecen en la Argentina en favor de la vida por nacer.

Se acordaron realizar reuniones periódicas para compartir estrategias, modalidades de derivación  para el acompañamiento y promoción integral de las embarazadas y sus hijos.
Participaron también de la reunión los Padres Francisco Baigorria de CABA, Ignacio Dodds de San Isidro por los Centros CAM, y el Padre Juan Ignacio Ibañez, Asesor de Grávida en San Isidro.

De pié: Padre Bernardo, Mariano Ghilardi, Padre Ignacio Dodds, Padre Francisco Baigorria, Padre Juan Ignacio Ibañez, Eduardo Furlong, Jorge Serrano Limón y Diana.
De izq. a derecha: Lulú Delgado, Carolina Ghilardi, Magdalena de Serrano Limón, Paula Furlong.

No Comments
12