En camino y en comunión para portar misericordia

La Capacitación de Proyecto Raquel… concluyó y nos deja un fuerte movimiento en el corazón. Para muchos, el gozo de un largo anhelo cumplido. Vale recordar que desde el I Encuentro de Asesores del año 2006  siempre se señaló el proyecto de sanación como una prioridad. ¡Pues pudimos realizarlo! A todos quienes con tanto esfuerzo acudimos a la Capacitación, por las experiencias y conocimientos de nuestros queridos amigos españoles, el Padre Jesús y María José, al equipo organizador de sacerdotes (Padres Guillermo, Esteban y Javier), la generosidad de Cacho Perizzoti y al siempre fiel Consejo de Pastoral. Gracias a todos, una vez más!

Ahora todos compartimos el mismo desafío de rumear en el corazón el camino que comenzamos. Y estamos en camino…¡qué maravilloso sabernos en camino, descubrirnos peregrinos siempre dispuestos a avanzar, crecer y aprender, sin detenernos y, a pesar de los cansancios, seguir caminando!

¿Cómo caminar? Queremos desde Grávida impulsar el camino de maduración de Proyecto Raquel en nuestras comunidades en un mismo espíritu. Es el que nos muestra y nos enseña la Virgen con tanta delicadeza. Con Ella y como Ella hacer este nuevo camino, siempre bajo sus enseñanzas. Así como venimos haciéndolo en Grávida, dóciles para aprender.

Si en nuestro servicio siempre nos ha movido la prontitud para asistir los casos de riesgo de aborto movidos por la urgencia de la caridad, en la atención e implementación Proyecto Raquel ha de primar el ejercicio de la caridad en un itinerario de discernimiento. Por ello insistimos en convocar a cada uno a transitar este camino con humildad, delicadeza, suavidad, gradualidad. Y, por sobre todo, en comunión!!!

Quizá suene reiterativo pero creemos necesario repetirlo y no cansarnos nunca de hacerlo. Nuestra experiencia en el servicio de Grávida tiene como rasgo fundamental el caminar en comunión. Así hemos trabajado en la construcción de esta nueva propuesta. Compartiendo. Enriqueciéndonos de las experiencias que se viven en cada lugar. Así queremos vivir y compartir  el trabajo de sanación y reconciliación. En ese espíritu y como solemos decir, con un mismo corazón.

Sabemos, y ya lo venimos conversando con cada comunidad, que los ritmos no serán los mismos en cada lugar. Veamos esto como una riqueza a compartir. Quienes avancen con paso más pronto allanarán la marcha de quienes vayan más lento… Pero atentos a esta dinámica de comunión, de hacerlo  y vivirlo como cuerpo. Y comunicarlo.

Ahora, ¿cómo hacerlo? ¿Cómo comunicarnos? Desde nuestra Central estamos propiciando los medios.

En primer lugar, comunicarles que estaremos integrando un Equipo Coordinador Nacional del Programa de Sanación. Estará integrado por sacerdotes y laicos. De allí surgirán los referentes. Entre tanto estaremos nosotros en Central recibiendo sus inquietudes.

En segundo lugar, pedirles que una vez se hayan reunido cada equipo diocesano nos compartan y  comuniquen sus conclusiones y quién estará como responsable en cada diócesis.

A través de cada responsable estaremos distribuyendo la comunicación nacional del Programa de Sanación. Y por medio de cada responsable estaremos recibiendo también sus inquietudes y experiencias. ¡Así podremos asegurarnos que nadie quede afuera!

Como les informamos Ayuda PostAborto es por ahora nuestro sitio de publicación vía Facebook. Todos podemos contribuir a difundirlo (*).  En él verán un celular que hemos habilitado para cualquier atención o consulta telefónica. Hasta tanto se organice el equipo nacional, queda a cargo de Beatriz Vidal, acá en Grávida Central.

Finalmente, queremos reiterar la invitación inicial: disponernos a caminar juntos asumiendo cada día con mayor alegría el desafío de ofrecer nuestra ayuda y nuestro acompañamiento regalando con generosidad la Misericordia y el Perdón de nuestro Buen Padre al modo de nuestra Madre, la Virgen. Por esto mismo lo esencial: rezar!!! Poner en el Corazón de la Virgen todo y a todos. Y así caminar y crecer como Ella y con Ella.

Los saludamos a todos y cada uno en el Corazón de nuestra Madre de Guadalupe y que Ella los cuide.

Diana y Padre Bernardo

One Response

Leave a Comment